Toma de posesión como Académico de número del Iltmo.Sr. D. José Infante Martos, en la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo de Málaga

Anuncios

LIENZO EN BLANCO por Antonio Colomer 17-4-2012

Imagen

El día 17 de Abril del 2012 en el programa que dirige el Sr.D. Antonio Colomer. “LIENZO EN BLANCO”

En la foto El Sr. Serralvo de la Asociación AMIGOS DE JOAQUIN LOBATO , el Sr. D Javier Navarta- DELEGADO PARA LA AXARQUIA DE LA FUNDACION ANTONIO SEGOVIA LOBILLO, y el Sr. Manuel Berenguer- Miembro de la S.A.C. de Vélez Málaga.

Como siempre una amena tertulia. Temas los culturales mas destacados. La semana cultural dedicada al poeta y amigo Joaquín Lobato, Cervantes, día del libro y las declaraciones mutuas de concordia de la Fundación y el Ayuntamiento.

El Sr.Serralvo, Sr. Navarta,Sr. Colomer y el Sr.

Paco Hernández y el arte en Vélez-Málaga

LA PLAZA PÚBLICA / Antonio Jiménez / delagora.blogspot.com / DIARIO LA AXARQUÍA / 16-4-2012

Que la muerte de Francisco Hernández Díaz es una pérdida irreparable para el patrimonio cultural de Vélez-Málaga, lo sabe, o intuye, hasta el veleño más distraído, desinformado o alejado de la dimensión culta, en la que Paco ha venido reinando como nuestro santo y seña. Y así seguirá, por los siglos de los siglos, ya como histórico mito. Porque — precipitémonos a manifestarlo —, Paco no solo ha sido nuestro más grande artista (junto al legendario Juan Breva), sino que, sobremanera, su personalidad, su carácter, su genialidad de pintor (de ‘pintor absoluto’, como lo definiría Mario Virgilio Montañez en Sur 2007 con motivo de su exposición antológica en el Museo del Patrimonio de Málaga) fueron el factor motivador y aglu- tinante de ese fenómeno del arte que durante la segunda mitad del pasado siglo Vélez patrimonializó para la his- toria, a modo de potente lanzadera del perfil de ciudad culta que, ¡si los veleños supiéramos rentabilizarlo !, debería continuar identificándonos pa los restos.

Un fenómeno de tal envergadura, ante el que nuestra universal María Zambrano, desde la distancia, allá por los 90, se quitaba el sombrero: “Siendo el arte un don recibido y, al par, una aspiración humana, resulta un tanto misterioso que se den lugares privilegiados, como mani- fiesta ser este pequeño rincón llamado Vélez-Málaga. El que sea mi tierra natal nada influye en mi reconocimien- to de este hecho extraordinario. Más lo decisivo es que se produzca precisamente allí. Algo ha de haber allí, algo ha de haber en la luz, en el aire, en la brisa y en este lugar de Vélez-Málaga. Algo además de lo enunciado, incog- noscible y desconocido, como sucede en todos los luga- res privilegiados. Descifrarlo no es posible, como tampo- co lo es que el pensamiento filosófico, la poesía y la música hayan florecido a lo largo de la historia en luga- res privilegiados. Me permito ofrecer este misterio glo- rioso a quienes a él son sensibles; yo, por mi parte, deseo hoy enunciarlo, celebrarlo y cantarlo”.

Antonio Segovia Lobillo, más cercano, desde dentro, lo cuadraba y fijaba así en su libro Historia del arte en Vélez-Málaga: “De los viejos textos consultados para obtener, o deducir siquiera, los probables antecedentes de la pintura veleña, apenas si hemos hallado dato de inte- rés, hasta más atrás de doscientos años, que por sí mismo demuestre que se diera en otro tiempo con algunas de las características de ahora. Y debe ser así —aunque sin negar absolutamente que algo ha debido de existir— porque todo fenómeno, y el de Vélez lo es, lleva por naturaleza el carácter de irrepetible; es decir, que no es cíclico y, por tanto, no sucederá otra vez”.

Y es que el pueblo de Vélez —más acá de ser inmorta- lizado por don Miguel de Cervantes en el Quijote—, desde su legendaria fundación por Hércules (el de las columnas del Estrecho), siempre fue un pueblo agrícola, de funcionarios y comerciantes; con, a lo sumo, algún que otro político principal (Federico Vahey o Rodrigo Vivar) o un hijo bastardo de Felipe IV (Fray Alonso de Santo Tomás), pero en general de espaldas por completo al mundo de la cultura y el arte. Hasta que —tal vez ins- pirados por la luz, el aire o la brisa de la alusión zambra- niana— por nuestras calles del decenio de los 40 del pasado siglo se encontraron dos personalidades de excep- ción, Paco Hernández como genial artista y Antonio Segovia como intelectual del arte, que juntas, en un pro- ceso de mutuo enriquecimiento, además de poner la pri- mera piedra de su constitución, lo animaron y consolida- ron como ese ‘hecho extraordinario’ al que los más jóve- nes de la época —los Evaristo, Guirado, Cipriano, Lobato, Bonilla, Gallardo, Valdés o Hidalgo, entre otros—, entusiasmados se sumaron en tropel. Más los casos singulares de Barranquero, Berjillos o Carmen Jiménez. Paco Hernández, en efecto, ponía la mano que con sus precoces exposiciones revolucionaría la pintura en la Málaga de los 50 y Segovia Lobillo, con su pensa- miento y su crítica, a través de las ondas de Radio Nacional y la página 7 de SUR, difundiría la llamada pin- tura veleña a los cuatro vientos. ¿La primera piedra?, en

efecto: los pocos casos de aproximación al arte pre-Paco —Antonio de Vélez, precursor de la vanguardia españo- la de la época; el barbero Muñoz Anglada, los acuarelis- tas Juan y Paco Clavero, todos ellos marchados a Cataluña, o su hermano mayor, Vicente, que le enseñó a manejar el óleo— no pasaban de meritorias prédicas en el desierto, perdidos en las tinieblas del duro tiempo que les tocaba vivir. Naturalmente, todo esto cobró vida propia en la posterior búsqueda de precedentes, tras la irrupción del insólito e histórico desafío cultural que Paco Hernández & Antonio Segovia, “tanto monta, monta tanto”, nos lanzaran.

Llegado desde su natal Melilla a aquel dolorido Vélez del año 40, con apenas siete u ocho años, era conquista- do para la pintura, tiene confesado, por la geometría reli- giosa de la iglesia de Santa María, allá, ella, en todo lo alto de La Villa. Zagal aún, entre los 14 y los 16 años, ya dejaba su sello indeleble en tres frentes de su temprana vocación: la religiosa, con el Vía Crucis de 1946 que se conserva en la iglesia de El Trapiche; la intimista, con su Autorretrato de 1947. Y la popular, en la Libreta rayada con 32 personajes de la época, que medio siglo más tarde serían publicados en el Cuadernillo de la Feria de San Miguel de 2001; él mismo, que escribió una nota al oca-

sional editor, así lo explicaba: “Quieren publicar, resca- tándolos y desempolvándolos, aquellos primeros dibujos de una edad temprana, allá por los años 46-47 del pasado siglo, que emocionado recuerdo. Época que sin recursos, estímulos económicos ni antecedentes artísticos, en sole- dad total, únicamente guiado por una apasionada afición, fui capturando con mi lápiz, tanto a personajes populares [Paco Marrones el correó, Juanillo el rata, Cañete el chófer, Paco Alba el peluquero o el sastre El calentito] como a destacadas personalidades de aquel momento [Eugenio Morales, D. Manuel Valle, D. José Peña, Ventura Cuenca, Antonio Checa o el maestro Moreno Luna], pasando a ser una galería de inestimable valía que hoy, como testimonio de posteridad, vence al tiempo y al olvido”.

Después, el servicio militar, las aludidas exposiciones exitosas en la Málaga de los sesenta (salas de la Prensa y la Económica), los encargos a manta, el estudio cedido graciosamente por Pascual Taillefer, la amistad con Eugenio Chicano y Madrid por indicación de su padre, …donde en 1964, en plena fiebre creativa, por encargo de Miguel Narros director del Teatro Español realiza los decorados para la Numancia de Cervantes; al que en 1997 le volvería a ilustrar la edición ‘veleña’ de El Capitán Cautivo. Y la Bienal de Venecia por partida doble, la del 66 y la del 70, esta ya con sala propia. Un tiempo experi- mental, de clara vocación vanguardista, que culmina con el Tríptico de Venecia para la Bienal del 66, la creación medular de toda la obra de Paco, su más ambiciosa y depurada contribución a la pintura española contemporá- nea; a pesar de lo cual, prácticamente en paralelo con el Tríptico, realiza La familia Morales, un enorme retrato colectivo realizado a tinta china sobre madera, cuyo apa- rente clasicismo no excluye que, en opinión de Enrique Castaños Alés, sea “su obra más excelsa. Aquí —añade el prestigioso crítico—, la mirada de Hernández es clara y despejada, contrastando vivamente su estilo, un realis- mo atravesado de destellos suprarreales, con ese trasfon- do necrófilo que advertimos en los cuadros del pintor rea- lista Antonio López”.

De ahí, los muñones (Fuga, Diálogos), la queja airada (Alegoría del cante jondo), el Mediterráneo (sutileza sen- sual, aligerados arabescos, azules imposibles), los temas religiosos (La Virgen y el Cristo crucificado + iconogra- fía semanasantera), los murales desde San Pedro de Alcántara a Cómpeta o Nerja, pasando por Málaga, …y Vélez, siempre Vélez, latiendo en su obra. De su valien- te y postrer giro copernicano, ‘de lo pictórico a lo lineal’, en sus últimos cinco años, él mismo lo explicaba así: «Estoy renovando mi pintura; si me parara, me moriría. No importa la edad que tenga el pintor, quien está en el arte no tiene fecha de nacimiento, siempre que haga arte de verdad. Me he entregado al concepto lineal pues hay que salir de las formas tradicionales para que sean las líneas las que conformen un nuevo lenguaje, una aporta- ción ulterior. Es un nuevo amanecer, un nuevo reto, un nuevo encuentro que demuestra que en el arte no se puede parar, hay que experimentar en un incesante avan- zar. No me importa cómo me clasifiquen porque lo único que me preocupa es una tela en blanco en la soledad de mi estudio. Eso es lo que de verdad me crea incógnitas y me hace sufrir, aunque también gozar. Para estas encruci- jadas del camino de la pintura, y de la vida, siempre nos quedará Pablo Picasso como bandera y guía». Senda de la que el díscolo Paco se desviaría, como llevándole la contraria al malagueño inmortal y rojo, plantando al final de sus días su Martirio de San Pedro en los Museos Vaticanos.

Por último, particularmente y como veleño, quisiera dejar sentado que mi mayor agradecimiento a Paco se lo debo por el inmenso poema que, todavía con la sangre caliente, le dedicara a aquel Vélez de los 60.

Descansa en paz, maestro, allá en lo alto con tu retrata- do San Pedro (al que yo encarné aquí abajo a la mayor gloria de la punta de tu lápiz, ¿recuerdas?) , que para eso te lo has currado de lo lindo.

“Que la muerte de Paco Hernández es una pérdida irre- parable para el patrimonio cul- tural de Vélez-Málaga, lo sabe, o intuye, hasta el veleño más distraído, desinformado o aleja- do de la dimensión culta, en la que Paco ha venido reinando como nuestro santo y seña”

Luis Mugar expone

Exposición a celebrarse el próximo día 19 de Abril hasta el 23 de Mayo en la sala expositiva del Excmo.Ayuntamiento de Vélez-Málaga

Luis Mugar vuelve a exponer. Esta vez nos declara en silencio su sencillo decir del color. Diluye su esencial carisma de intérprete visual, en unas compensaciones estrictamente leves y huidizas. “El vuelo del pensamiento” es como dejarse ir entre soplos de brisa.Un despertar entre aromas de hierba cortada, caña y melaza, brea de boliches y birortas, redes con trozos de escamas abandonadas, atrapando cadáveres de espetos consumidos. Bosco al fín de sus cosas, imaginativo real y sobre todo soñador. Nos hace falta en la interpretación artística, valores de figuras nuevas que nos digan “algo” mas que lo se está viendo, que es tiempo de búsquedas, pero también de nuevas proyecciones. Multidisciplinar el arte sin caer en lo efímero, que el arte debe perdurar  en los tiempos.

Juan Antonio Segovia
Crítico y poeta

Cultura anuncia que el legado de Antonio Segovia Lobillo estará en el Marqués de Beniel tras un acuerdo con su fundación.

13 de abril de 2012 Gabinete de Comunicación Nota de prensa http://www.velezmalaga.es

Junto a la Sala Joaquín Lobato

Cultura anuncia que el legado de Antonio Segovia Lobillo estará en el Marqués de Beniel tras un acuerdo con su fundación.

• El concejal de Cultura, José Antonio Fortes, ha informado que se ha alcanzado un acuerdo verbal con la Fundación Segovia Lobillo para que, una vez se proceda a inventariar todo el material documental del legado, éste quede instalado en una sala del Palacio Marqués de Beniel. • Fortes ha asegurado que durante el plazo de un año se trabajará para que el legado quede abierto al público, como lo está hoy la Sala Joaquín Lobato. “Se pone fin de esta forma a cualquier tipo de polémica entre el Ayuntamiento y esta fundación, avivada por voces interesadas”, ha dicho. Vélez-Málaga-. El concejal de Cultura y Patrimonio, José Antonio For- tes, ha anunciado que el Ayuntamiento de Vélez-Málaga ha alcanzado un acuerdo verbal con la Fundación Antonio Segovia Lobillo para que el le- gado del escritor veleño se instale, antes del próximo año, en una sala del Palacio Marqués de Beniel. De este modo, Fortes ha señalado que se van a iniciar en próximas fechas las actuaciones pertinentes para la puesta en marcha de un programa téc- nico de inventario y custodia de la documentación que conforma el legado de Segovia Lobillo, así como de las obras artísticas del patrimonio funda- cional. El concejal de Cultura ha añadido que la idea es habilitar una sala junto a la de Joaquín Lobato para que acoja todo el legado del pensador veleño y pueda exponerse al público. “Nuestra intención, una vez que se lleve a cabo el inventario del legado, es firmar un convenio con la fundación e in- augurar esta nueva sala con una serie de actividades, como exposiciones de sus obras artísticas más representativas y un ciclo de conferencias que resalten la figura del escritor veleño, dando a conocer todo el valor de su obra”, ha manifestado Fortes. Fin de la polémica De este modo, el concejal de Cultura y Patrimonio ha señalado que con este acuerdo se pone fin a la polémica que se había suscitado en los últi- mos meses sobre el destino final que ocuparía el legado de Segovia Lobi- llo, “una situación motivada por el interés de algunos de desestabilizar las relaciones entre la Delegación de Cultura y la Fundación Segovia Lobillo, algo que al final no han podido conseguir”.

Gabinete de Comunicación del Excmo Ayuntamiento de Vélez-Málaga Plaza de Las Carmelitas no12 -29700 – Vélez-Málaga Teléfonos: 952 55 92 22 – Fax: 952 50 79 83

Del libro “Málaga con Arte” a Paco Hernández

Imagen

El cero, errante y decisivo.
entre tectónicos mundos
de esporas silentes
huidas de retornos
y espiral.
De lacre, el sello perpetuo
que cierra el libro,
de diablos y luces.
öxidos metálicos,
que crispan con cinabrios ardientes
en retortas de vientres abultados,
de anémonas y lombrices.
Los estambres de azahar,
repartidos, volando entre aires
de fiesta y quejidos.
öleo místico de paredes que reptan y descienden,
bíblica esencia de tiempos
al revés, del abismo.
que funde la mirra y el mirto.
Desnudas palomas
que bañan sus sueños
en voces de gigantes y duendes.
Mientras la figura ,se instala en una esquina;
y su mano, caida,
toca la frente de la LUZ.

COMUNICADO OFICIAL DE PRENSA DE LA FUNDACION ANTONIO SEGOVIA LOBILLO


Fundación Antonio Segovia Lobillo

G76501246

Suárez Guerra, 50-1º • Santa Cruz de Tenerife, 38002 •

822012249 • 922246715-*615366423 móvil

Islas Canarias- España

Comunicado oficial de prensa

Ante los acontecimientos y manifestaciones vertidos a diferentes circuitos oficiales, en el presumible intento de desestabilizar las relaciones que esta Fundación mantiene con el Alcalde de Vélez-Málaga y su Concejalía de Cultura, manifestamos lo siguiente:

• La Fundación mantiene cordiales contactos de entendimiento con el Alcalde y su Delegación Cultural, tras acuerdos y conversaciones que han dado lugar a una relación que a propiciado el nacimiento de lazos de coordinación, lo que ha dado lugar a la creación y nombramiento de una Comisión Gestora.

• Que la Concejalía de Cultura se ha prestado sin reserva a través de su responsable Sr. D José Antonio Fortes, a facilitar los medios necesarios para llevar a buen término la realidad que se viene persiguiendo por este Patronato, que no es otra que la de aposentar para su estudio, inventario y valoración aquellas piezas artísticas que forman parte del Legado de la Fundación, así como los documentos, formados por escritos, cartas, catálogos y publicaciones del escritor y crítico veleño Antonio Segovia Lobillo.

• Decir que estos trabajos , ya se han iniciado, y que además, se está adecuando un espacio provisional, para la clasificación documental y la realización del inventario artístico.

• Que esta Fundación no ha negociado nada con otras Instituciones ni Municipios, manteniendo su postura última de acuerdo con los responsables culturales y de gestión del Ayuntamiento veleño.

• Es deseo de ambas Entidades que todo el Legado esté en Vélez-Málaga, bajo la forma jurídica que se negocie, siempre con el consenso de las partes , y en cuyos términos de redacción , prevalezca antes de todo, el objeto social de la Fundación, que no es otro que la divulgación del pensamiento de Antonio Segovia Lobillo , y que la colección del patrimonio de de ésta sea un motivo de acercamiento hacia el Arte de las promesas generacionales y forma parte de la riqueza cultural de nuestra tierra.

• Que esta Fundación, no ha puesto en marcha ninguna actuación, si no las descritas anteriormente, significando que siempre utilizará su propio cauce informativo a través de su Jefe de Prensa, quien es el único autorizado a dar o manifestar aquellas decisiones que puedan ser noticias y que deban ser canalizadas a los medios, desacreditando por tanto, cualquier fuente diferente a ésta que intente representar los intereses de esta Fundación.

En Vélez-Málaga a 13 de Abril del 2012

Fdo. Antonio Colomer Fornells

Jefe de Prensa de la Fundación

Móvil: 675 354 395