Remigio González Martín- “Adares” *1923-Anaya de Alba + Salamanca 2011

ADARES

 

REMIGIO GONZÁLEZ MARTÍN “Adares” nació en Anaya de Alba Salamanca. Era una tarde gris, plomiza y fría, ante mi  ante unos soportales, delante de un café antiguo, esa plaza que llamas del Corrillo, lugar de paso entre la Plaza Mayor y la Calle de la Rua, ante mi, digo; había un poeta de cano pelo pelo y gorra castellana, con un alfombrado de libros en las escaleras. Eran sus poemas. hijos de sus muchos días y horas, que publicaba y vendía. Le compre un ejemplar de cada uno, y me llevé un trozo de él para Canarias. Ventitres años después, he estado revisando mis libros y encontré un ejemplar de “Mesa Reñida”, que dedica a su esposa ” Hacendosa y callada, sin errores” fechado en Salamanca en 1989, su última hasta entonces creación. Uno este libro al Legado de la Fundación, para que pueda ser leído por todos.

 

Santa Cruz de Tenerife a 8 de Diciembre del 2012

Juan Antonio Segovia

Adares

Remigio González Martín, alias “Adares” (Anaya de Alba, Salamanca, 1923 – Salamanca, 2001), fue un poeta español. “Adares” (A=Adelante, D=Dolor de la madre al dar a luz, A=Amor, R=Remigio, E=España, S=Salamanca).Es una de esas figuras pintorescas de la literatura que por su actividad a contracorriente de los mecanismos editoriales ha pasado desapercibida al panorama literario nacional. Su infancia transcurrió en el ambiente rural de Anaya de Alba y sus inmediaciones. Esta experiencia determinaría el carácter telúrico-ctónico de su poesía. La conflagración civil de 1936 le sorprendió con trece años en terreno nacional, de donde emigró en 1962, buscando mejores expectativas para su familia a Francia, donde su pasión por la poesía rompió y le cautivó definitivamente. La experiencia de la muerte y la miseria marcaría su obra dándole un tono “surrealista de hogaza”, como lo definió una vez el poeta Aníbal Núñez en su prólogo a La Barrila.

En los años 70 regresó a España, donde publicó su primer poemario Sangre Talada (Málaga, 1977). Más tarde, asentado ya en la ciudad de Salamanca, empezó a editar y vender sus libros en la Plaza del Corrillo, lugar de paso entre la Plaza Mayor y la Calle de la Rúa, que lleva a las Catedrales, lo cual fue para él lo esencial y a lo que dedicó con todo empeño y tesón el resto de su vida hasta el mismo día de su muerte, suscitando en él la mayor energía y pasión, motor de sus días (La poesía). Desde los peldaños de los soportales de El Corrillo erigió “Adares” lo que él denominaba su “Cátedra de Poesía” como un desafío de genialidad al encasillamiento de los académicos que ignoraban su obra. Pero más importante que este desafío era para “Adares” el atrevimiento de llevar su palabra hasta la calle en un acto de compromiso con su esencia poética.

A edad avanzada empezó Adares a padecer de Parkinson. Esta enfermedad no le impidió, sin embargo, asistir a su cita con la poesía. Ayudado por su esposa y por voluntariosos estudiantes que conoció desde su “Cátedra” pudo seguir publicando sus poemarios. El único inconveniente de su enfermedad es que a veces sus textos originales sufrían inexplicables modificaciones a la hora de su transmisión, errores de copista debidos en gran parte a la ignorancia ante el amplio elenco de neologismos y expresiones de carácter rural que utiliza en su obra.

Después de haber publicado más de treinta poemarios en solitario se interesaron varias editoriales por sus textos, entre los que destaca la antología poética Me atrevo a ser palabra (1977-1996) Salamanca: Amarú, 1997. 109 p.) y varios libros sacados a la luz por la editorial J.M.Bernal (Col.Alba) de Madrid.

“Adares” murió repentinamente en Salamanca a la edad de 77 años. Sus restos descansan en Anaya de Alba. Dejó numerosos poemas inéditos.

Su obra

  • Sangre talada. Salamanca: R. González, 1977
  • Mesa reñida. Salamanca: R. González, 1978
  • Disparates de mi lado izquierdo. Salamanca: R. González, 1978
  • Cinco pesetas de bosque. Salamanca: Imp. Varona, 1979
  • Las coplas del crimen de Tardáguila. Salamanca: R. González, 1980
  • Las coplas del cura de Galisancho. Salamanca: R. González, 1980
  • Cinco días sin mí. Salamanca: Kadmos, 1982
  • La barrila: dedicado al Lazarillo de Tormes. Salamanca: R. González, 1982
  • Quiero pensar lo que ha muerto. Salamanca: R. González, 1987
  • La novela de Juan Márquez. Salamanca: R. González, 1988
  • La Tierra esfuerza cal. Salamanca: R. González, 1988
  • Vuelo de papel. 3a ed. Salamanca: R. González, 1990
  • Los romances tropezados por la luna. Salamanca: Kadmos, 1990
  • Patíbulo. Salamanca: R. González, 1991

page1image32376 page1image32536

Adares

2

page2image1192

  • No me preguntéis de dónde soy llegado. Salamanca: R. González, 1991
  • El amor que no estuvo. Salamanca: Kadmos, 1991
  • “Salamanca, respetar tu belleza es amarnos”. En: Cuadernos de Roldán, no 11. Sevilla: Cuadernos de Roldán,

    1992

  • La última palabra de los árboles. Salamanca: R. González, 1992
  • Escrito a lápiz sin soltar el asa: practica con tu idioma la palabra. Salamanca: Kadmos, 1993
  • Me enamoré sin permiso. Salamanca: R. González, 1995
  • Me atrevo a ser palabra: antología poética, 1977-1996. Salamanca: Amarú, 1997
  • Huellas que no disimulan. Salamanca: Kadmos, 1997
  • La vida puja. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • Taxis azules. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • Sin riesgos para el futuro. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • Rumbo acumulado. 2a ed. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • Puro pueblo mío. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • Por qué tiene frío la madre. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • Mi barca ya está hecha. Salamanca: Centro de Estudios Ibéricos y Americano de Salamanca, 1999
  • Mariposa de oír. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • Esperanza. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • Los dueños de Caín. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • Doce cartas a París. Salamanca: La Iguana Ebria, 1999
  • Después de amanecer. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • La curva que no mira. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • Al poeta de Castilla y dame. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999
  • A Quevedo y tierno amor de lilo. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 1999. Col. Alba; 67.
  • La voz de la tristeza. Torrejón de Ardoz (Madrid): J. M. Bernal, 2000

    Enlaces

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s