Hay que ser agradecido

La larga lucha desde hace mas de ocho años, que esta casa ha mantenido con las Administraciones municipales de Vélez-Málaga, había dejado sin combustible al motor generador que impulsaba nuestro caminar hacia una meta. Objetivo éste, como tantos otros, que de no haberse cumplido, hubiese dado al traste con los esfuerzos invertidos y las ilusiones puestas en conseguirlo. Hay personas y personajes, y se distinguen unas entre otras, en que si las primeras ostentan los merecimientos necesarios de conducta y benevolencia admitidos para ser, lo que ese ha dado en decir “buena gente”(mal calificativo, por cierto, por pluralizar lo singular), los segundos, ostentan además las circunstancias del mecenazgo y la brillantez, que decide su prestigio y admiración. Pero el tiempo hace realiza la magia del olvido largo y es necesario “hacer algo” para que se recuerden las personas y los personajes, mas si han dado algo a los demás. Las Fundaciones, que recogen el testigo de la obra, son las casas del recuerdo, donde se hace parar los calendarios y donde se acomodan los instantes de otros tiempos. Pero esas largas reflexiones, se escapan al atrevimiento del dia a día, donde prima mas la arrogancia y la vanidad y cualquier instrumento es buena causa para ello, incluso la cultura, las personas y los personajes.

Moclinejo, acoge el Legado de Antonio Segovia Lobillo, sus papeles impregnados de minutos, su tiempo definido y eterno, sus reflexiones y cuidados y sobre todo la razón de sus inquietudes por el arte, los artistas, el patrimonio y la justicia social, ésa que se necesita para que las cosas mantengan un orden justo y equilibrado para el hombre como pieza fundamental de los pueblos.

Poema dedicado a la ciudad de Moclinejo

Poema dedicado a la ciudad de Moclinejo, en agradecimiento, por su sensibilidad cultural; al haber puesto los medios de que disponían, para el acogimiento y custodia del Legado  del escritor , académico y Ajárquico de Honor  D. Antonio Segovia Lobillo.

“Y el Sol se quedó en Moclinejo,

entre vides y aceitunas,

besando las lomas verdes,

hasta que llegó la Luna.”

 

Cuando la noche abrazaba

las callejuelas nocturnas,

duendes ebrios de sabores,

de pulpa, hollejos, y uvas,

asaltaron los balcones,

mientras se oían canciones

entre las rejas morunas.

 

Pleita de tardes calientes,

trenzas para hacer las camas,

donde se acuestan las uvas,

con el sol siempre en la cara.

Y tu mano acariciando,

de mariposas, sus alas,

tus ojos enamorados,

y en tu pelo mi biznaga.

 moclinejo

 

Anuncios

Un pensamiento en “Hay que ser agradecido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s